Limpieza y Cuidados - MINIMOX

 

  • Si los moccs son de cuero plena flor límpialos con un trapo apenas húmedo, pásales pomada del mismo color que el cuero y déjalos secar. Una vez secos, pásales un cepillo de cerda suave. No los laves ni los mojes.
  • Si tus moccs son de gamuzón cepíllalos con fuerza, eliminando cualquier resto de barro o polvo, y luego límpialos con un trapo húmedo, no mojado, o utiliza espuma de limpieza en seco.
  • No los dejes cerca de fuentes de calor ni los expongas demasiado al sol directo, pues el cuero puede resecarse y perder su color original.
  • Si se mojan déjalos secar de forma natural antes de limpiarlos.
  • Recuerda que originalmente ambos moccs son iguales, no hay uno izquierdo y otro derecho; la idea es que los pies de tu bebé los vayan adaptando a su medida con el uso.